Aquí no hay nadie

26 Ene, 2011

Ensalada de canónigos

— Escrito por rperez @ 19:33

 Ensalada de canónigos

J. Ramallo

 

Este es el primer libro publicado por JRamallo. Y espero que no sea el último. Ni que sea el mejor. Porque lo va a tener difícil. A mi estos relatos me han gustado.

Me han parecido buenos porque son sencillos, porque sencillamente cuentan cosas y no tienen la pretensión de ahogarnos en un exceso de frases ingeniosa, imágenes sorprendentes, juegos de palabra y todo eso que mucha gente cree que es la literatura. Literatura, para mí, es contar cosas, y luego contarlas bien. En realidad mi concepto de literatura cambia con cada libro que me gusta y se reafirma con cada libro que no me gusta. Este me ha gustado y por eso ahora pienso que literatura es contar cosas. Sin más.

Ramallo es chicharrero, es decir de Tenerife. Pero su estilo está contaminado de muchas de mis lecturas. Yo he querido percibir en sus relatos aromas de Raymond Carver, y la libertad de contar de Henry Miller. He captado admiración por Kafka y por Faulkner. No quiero mencionar a Bukowsky porque es un lugar común. En cuanto uno se aparta un poco del estilo estandarizado ya lo comparan con Bukowsky, pero no se parecen, salvo en que B. también se limitaba a contar y punto.

Hay relatos que son, apenas, fotografías, diría yo, por ejemplo “Almuerzo emigrado” o “Hasta la próxima”. Otros los he catalogado como relatos de “qué hago yo aquí”: “Ensalada de canónigos” , “Perros sueltos” porque tratan de un personaje que se pregunta precisamente eso, mientras oyen hablar a su pareja. Los hay de familia, diría que con evidente rechazo: “La ciudad esta noche”, “Líneas verdes”. Luego están los de tipo “yo soy escritor”, un personaje que es o fue escritor y habla de sus experiencias: “Marroquinería”, “Pescado fresco”.

Destacaría sobre todos los demás dos: “Extraño dinosaurio”, uno de esos que apenas es una fotografía, pero que me resultó ingenioso: el dinosaurio aludido es el de Monterroso. Supongo que lo que me gustó principalmente de este relato es que descubrí la relación. Es el primero y creo que acierta siéndolo. Y el otro que me parece un tremendo relato es el de “Vidente hambriento”, que me convendría releer después de revisar a Kafka, en particular “La Metamorfosis” y “El artista del hambre”, que creo que son sus dos principales referencias.

El último relato: “El recogedor de cadáveres”, no sé, me recordó a Isaac de Vega en lo indefinido, y el monólogo. Que por cierto, Vega podría recordar a Beckett por lo mismo. No estaría mal que hubiera sido así y que Ramallo, tuviera como referencia a uno de los autores más peculiares de estas islas, para mi gusto.


Comentarios